“Ahora el único desafío que tenemos es hacer las cosas bien ante el Espanyol y centrarnos en ello”; éstas eran declaraciones que realizaba José Gomes, entrenador del Almería, en la rueda de prensa telemática que ha ofrecido para hablar del encuentro del lunes contra el líder. El técnico quiere ir partido a partido y ver qué puede alcanzar el equipo. Además, no quiere que la presión, lógica, que tienen sus jugadores, se pueda convertir en obsesión.

Por ello ha sido claro y rotundo al manifestar que “yo no voy a vender la moto, una expresión que se dice aquí en España. Hay que ser serios y tener coraje para aceptar la realidad, que no es otra que el ascenso directo lo tenemos muy complicado, no imposible, pero sí muy difícil”. Seguidamente subrayaba que “hay que ajustar nuestras expectativas y pensar que es un privilegio dónde estamos. A todos, salvo Espanyol y Mallorca, les gustaría estar terceros. Tenemos que prepararnos para estar fuertes y motivados si vamos al play-off, que no se vea como fatalidad, porque no lo es. Que nos gustaría subir directamente… claro, pero la realidad es la que es”.

En cualquier caso, como puntualizaba, todavía mantiene esperanzas porque matemáticamente no hay nada decidido, pero en este sentido insistía en la necesidad de quitar presión a sus futbolistas y centrarse en hacer las cosas bien “porque si lo hacemos vendrán resultados positivos; si no, serán negativos. Este equipo ha sido capaz de hacer buen fútbol, de ser elogiado por su calidad… tenemos que ajustar algunas cosas, tener confianza y volver a recuperar lo que realmente sabemos hacer”. José Gomes defendía el gran trabajo de todos, en el club, aunque “por unas cosas y otras se nos han ido puntos que deberíamos de haber sumado”.

El entrenador del Almería destacaba que “los jugadores están muy metidos, comprometidos y preparados para afrontar el partido contra el Espanyol. Sabemos que nos vamos a enfrentar al líder, que está primero no por casualidad sino por méritos propios. Es muy fuerte en todas las facetas del juego. Cuando tiene media oportunidad, la mete”. De todas formas indicaba que “si nosotros hacemos las cosas bien y estamos centrados será un partido en el que todo puede pasar”.

Al ser preguntado por cómo se encontraba él después de ser cuestionado a lo largo de la semana, respondía que “como entrenador llevo muchos años y estoy con coraje y motivación para ayudar a los jugadores y al grupo. Como persona me entristecen algunas críticas que no tienen fundamento o no se ajustan a la realidad. Pero sé cómo es el fútbol y a lo que estamos sometidos los entrenadores”. Además apostillaba que no era justo que “el trabajo que realizamos no se vea correspondido con los resultados”.